previous arrow
next arrow
Slider

Confort de alta tecnología
Suelos radiantes

Los sistemas de suelo radiante han ido evolucionando durante las últimas décadas. Así, dentro de las variantes más comunes, encontramos las soleras o forjados de hormigón nivelados (en su defecto, es necesaria una capa adicional de nivelación), sobre las cuales se instalan las placas de tetones que asumen la doble función de aislamiento y sujeción de las tuberías. Por último, se ejecuta la solera que recibirá el revestimiento final.
Solera radiante o flotante. En primer lugar, el mortero debe presentar la consistencia adecuada que permita envolver completamente los tubos de calefacción, evitando por todos los medios los espacios vacíos con el propósito de impedir condensaciones o penalizar el rendimiento energético. Un sistema antifisuración o un mallazo de reparto de carga, en el caso de que fuera necesario, junto con el diseño de las juntas de movimiento para superficies superiores a 25 m2 y un sistema de desolidarización mediante bandas perimetrales (5-10 mm), son los aspectos claves de un buen procedimiento.

Solución en 24h

La elevada resistencia mecánica, así como la fácil renovación y mantenimiento de nuestros sistemas, es otra gran ventaja que no solo contribuye a la conservación del aspecto y la funcionalidad, sino que presenta también una expectativa de vida útil realmente alta que reduce el costo total de vida y el impacto ambiental en comparación con otras alternativas.

Diseño y eficiencia

Además, están dotados con aditivos que minimizan el riesgo de fisuración y favorecen el rendimiento térmico. Dentro de nuestra gama de revestimientos, disponemos de un amplio surtido de colores, texturas y brillos, con un coeficiente de dilatación y conductividad térmica semejante al de la solera radiante, garantizando de este modo un óptimo resultado final.

¿Quieres un presupuesto personalizado?